jueves, 19 de enero de 2012

BREVES PENSAMIENTOS DEL ESCRITOR


El escritor permanecía sentado frente a la televisión, aunque esta estaba apagada. Como tantas y tantas veces, una luz tenue alumbraba el centro de la sala. Velas e incienso, como siempre. Una copa de vino tinto recién llegado de Hungría. Mil versos incompletos. Un deseo. Un sueño. Una canción. Tu cuerpo, y tu mirada cautivadora, paseando por sus pensamientos, antes y después de una conversación intensa e interesante. Corta, como siempre. Como todas las que el escritor imagina que mantiene cada noche antes de dormir. Y sueña que volverás. Y te convierte en canción. Y mira hacia arriba para solicitar al jefe de los cielos que haya, al menos, una noche más. Y que se haga de día estando a tu lado. Y que no llegue el final.

5 comentarios:

  1. Plas, plas, plas...

    No puedo decir nada más ;)

    ¡Genio!

    (qué montón de cosas que has dicho en tan pocas palabras... anonadado me hallo).

    ResponderEliminar
  2. A veces, alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
    alguien te da un pañuelo
    alguien te pregunta con pasión qué día es hoy en la sala de espera
    del dentista...
    Goytisolo, claro.
    Helena

    ResponderEliminar
  3. A ver Joss cuando publicas la continuación!! tengo ya ganas de leerlo!!! Muakssss

    ResponderEliminar