jueves, 25 de septiembre de 2014

GRADUADO EN LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLAS

Era veintitrés cuando se abrió el ciclo y en veintitrés se cerró. Cuarenta y siete meses después, unos mil cuatrocientos días, cincuenta exámenes, sesenta pruebas de evaluación continua, cientos de horas robadas al sueño, alguna madrugada desesperada, alguna lágrima escondida, algún sinsabor pasajero... Y una enorme satisfacción después de haber alcanzado el objetivo ansiado.

Miro hacia atrás y compruebo que las huellas de los malos momentos se borraron gracias a los vientos que, por fortuna, nos regala el tiempo. Ahora sonrío. Ahora sí. Y me emociono cuando pienso en todo aquello que ha adornado mi camino a lo largo de estos cuatro años de carrera.

No ha sido fácil. No nos han puesto una alfombra roja delante. Pero he intentado disfrutar de cada instante y de cada persona que la vida ha colocado a mi lado a lo largo de estos años. No puedo personalizar por varios motivos: porque la lista sería interminable; y porque mi memoria es traicionera e injusta, y dejaría escondidos en la prisión de mi tintero muchos nombres que han resultado esenciales en este recorrido hacia un éxito que, quizás, hubiera de haber llegado allá por los años noventa, pero que el destino ha decidido regalarme en este mes de septiembre de 2014.

Lejano queda ya aquel día de octubre de 2010, aquella primera tutoría de Lenguaje Humano un viernes por la tarde (Esme, Paz, Sheila, Sergio, Nico o Gladys, entre otros, fueron los primeros compañeros que conocí), aquella primera PED de Comunicación Oral, los primeros comentarios en la plataforma, el Curso de Verano de Ávila, donde Amparo María Corazón Kreysa, Rafa Soto, Iñaki Cano o Yolanda García Prieto abandonan el mundo de lo virtual para hacerse realidad. Luego vendrían la Semana Grande de San Sebastián, el otoño y el invierno madrileños, que cambiaron la vida de algunas personas, el frío de Berlín, el multitudinario encuentro de Barcelona...

Poco imaginaba entonces que iba a vivir cuatro años maravillosos, rodeado de personas grandes en alma y corazón, que han acompañado tantos días de estudio y que han llenado mis noches de soledad apagando la amargura con la luz de unas sonrisas  que dibujaba en el papel de mi imaginación.

Y entre un título de graduado, la emoción del triunfo alcanzado, los recuerdos del pasado y los sueños que han de llegar, una tríada mágica, siempre presente, sigue conformando las bases, los cimientos, sobre los que se ha podido sostener la "arquitectura narrativa" que me ha permitido poder abrazar este éxito: Amparito, Andrea y Alex. Sin olvidar a alguien que estuvo ahí y que fue importante, pero no quiso que su nombre apareciera en esta lista.

Mi admiración y mi respeto también por todos aquellos profesores que se entregan por nosotros, por aquellos que no han olvidado que un día fueron alumnos. Espero ser como ellos algún día.

Y a todos mis compañeros de la UNED, a los que ya conozco en persona y a los que algún día conoceré, os digo que ha sido un placer y un honor compartir estos años con vosotros.

No os quiero aburrir. Tan solo me gustaría agradecer desde lo más profundo de mi corazón a todos aquellos que me han apoyado, que han creído en mí, que han compartido conmigo las alegrías y las penas, los aprobados y los exámenes entregados en blanco, y que me han aguantado y sufrido cada vez que mi mal humor me ha convertido en el ser más insoportable del planeta. ¡Gracias por todo!

Joss.



José Antonio López Arilla © 2014

sábado, 16 de agosto de 2014

CUANDO NOS VOLVAMOS A ENCONTRAR

"El tango del amor", obra de Leonid Afremov
Ocurre en esos efímeros instantes en los que la razón se vuelve gris como las nubes que envuelven la celda desde donde escribo estas palabras cuando te pienso. Y es entonces también cuando te imagino frente a mí en un baile improvisado. Sobreviviré. Suena la canción que me dibuja en tus pensamientos cada día que no estoy frente a ti y sueñas con un beso mágico que te regale realidad y que rompa la distancia que esculpe abrazos inviables.

Distintos y diversos. Imposibles y lejanos. Lágrimas de alegría. Silencio roto por el llanto jovial de una madrugada de agosto en la que la lluvia acompañó unas palabras que retrataban un futuro incierto que fue escrito en un pasado que nunca será lejano por estar envuelto de presente. Y escribes “cuando nos volvamos a encontrar” en un papel que luego guardas en tu cuaderno de los secretos inconfesables.

Una dama valiente, princesa de América, en aquella finca bañada en un mar de plantas de café, lee en silencio un libro cuyo autor nunca pudo imaginar aquellos momentos de buscada soledad, pues solo así podía regalar libertad a su siempre juiciosa razón.

Desde mi celda te pienso...
Contemplo a través de la claraboya de mi docta mazmorra cómo el viento trata de arrancar con violencia los árboles que rodean esta ineludible fortaleza. Viento, dije. Viento que se alía con el tiempo para intentar, de forma infructuosa, borrar las huellas de un sentimiento indeleble. Entre las nubes, un rayo de sol se abre paso para iluminar lo que escribo. Contemplo, medito, te pienso y me pierdo de nuevo en las reflexiones vespertinas que, pese a tu ausencia, protagonizas con tu voz y con tu mirada.

Imaginé por un momento que te habías marchado…


José Antonio López Arilla © 2014

domingo, 13 de abril de 2014

MADRUGADA DE SUEÑO Y ENSUEÑO

¿Solo fue un sueño?”, me preguntaba al despertar aquella mañana de nostálgica melancolía.

De día y de noche, sigues siendo, una vez más, aquel sol de madrugada al que siempre me refiero y que aparece para recordar lo que fuiste. La luz de las estrellas no brillaba más que tu mirada cuando, emocionada, me desarmabas recorriendo mi cuerpo con tus pensamientos escondidos. Aquellos que tú creías que no percibía.

¿Me sigues deseando?”, vuelvo a preguntarme. Solo fue un sueño, sí. Un sueño que estuvo a punto de hacerse realidad. Que se hará realidad. Algún día. ¡Quién sabe! Pero solo un sueño. Un sueño deíctico. Hoy. Aquí. Sin más.

Las reflexiones de un excéntrico poeta despistado y descuidado se revuelven y se mezclan con la obligación de ser más sabio y el vano intento de ser mejor persona. Una lucha continua, permanente y siempre presente, de naturaleza infame. Un compromiso interior que se debate entre el deber de ser fiel a sí mismo o el tributo vital de ser fiel a los demás. Pero sigue siendo un sueño.

Un sueño porque te sigo buscando. Un sueño porque te voy a encontrar. Un sueño porque nunca te fuiste. Un sueño porque volverás.

Amanece y sigo respirando, pero no estás a mi lado. Amanece y muero porque te extraño, y pienso de nuevo que solo pudo ser un sueño. Amanece y cierro los ojos para escribir en un papel imaginario el guion de nuestras historias vividas en eternas madrugadas efímeras. Amanece. Amanece y este lecho helado solo extraña tu cuerpo, aunque nunca te tuvo. Pero un deseo constante te piensa y te sueña.

Sabe el cielo que dos caminos se cruzaron de forma clandestina allá donde el horizonte difuminaba la luz crepuscular de nuestros anhelos. Una pasión pendiente sin más pretensión que alcanzar la felicidad del par de seres yuxtapuestos que guardaban en un bolsillo el dos de corazones.



José Antonio López Arilla © 2014

jueves, 13 de marzo de 2014

LA LADRONA DE LIBROS

La "ladrona" de libros
Quizás fue culpa de la ladrona de libros. Nunca lo voy a saber. Dice la voz que me susurra en las madrugadas que no duermo que hoy no amanecerá. La angustia asalta la nocturna paz de mi habitación y los espíritus sosegados de mi serenidad se convierten en los fantasmas que luchan cada día por conquistar nuevas tierras dentro del imperio de mi vitalidad. Mi sentido del humor se desvanece.

Otra vez es mi ventana la única salida. Pongo nombre a las estrellas y maldigo a la luna, que parece inerte y petrificada. Dibujada en la oscuridad del cielo, parece burlarse de mí y de mi destino. Cuento las horas que faltan para que los primeros rayos de sol aparezcan en el horizonte. Solo así me sentiré tranquilo.

Escribo en mi cuaderno de los secretos mal guardados cada uno de mis pecados, miserias, errores y ausencias provocadas, por placer o por desidia, por gusto y diversión o por dejadez y abandono, porque quise hacerlo así o porque no supe hacerlo mejor.


La hoguera donde arden los papeles que nunca pierdo...
Tres páginas escritas y una conclusión repetidamente evidente. Libros arden en la hoguera del desatino humano y yo quemo los papeles que nunca pierdo en el fuego que renueva mi ingenio. Después, una nueva negación golpea otra vez el centro de mis expectativas. Si es obvio y patente mi final destino, ¿por qué no encuentro el camino? Una niña enamorada de los libros me mostró anoche que dentro de mí siguen habitando los duendes de la creación. Cientos de ideas, miles, se enzarzan cuerpo a cuerpo en la dulce y grata batalla por quedar plasmadas en los murales de mi cosmos creativo.

Dicen que un filósofo griego, nacido en la ciudad de Estagira, escribió que la memoria es el escribano del alma. Pero yo no puedo recordar. Solo consigo imaginarte. Y en mis pensamientos vuelvo a dibujar aquella sonrisa mortal que me inspira en estas noches de realismo y confusión. Entre tanto, en la inimaginable distancia, una princesa no duerme porque extraña la presencia de aquel hombre que honrará con ardor y vehemencia la belleza de su deleitoso jardín de los deseos.



José Antonio López Arilla © 2014

martes, 11 de marzo de 2014

POESÍA ERES TÚ

"Quiero que bailes conmigo..."
Un sol despreocupado y solitario se afana en esconderse entre nubes grises que traerán copiosas lluvias en este mar de urbanidad vespertina. Gentes del mundo agradecen cualquier gesto de ajena amabilidad, mientras los lugareños deambulan cabizbajos, como si no tuvieran alma, camino de un destino que ni alegra ni llena.

Es entonces cuando veo la mirada de unos ojos extraños cuyos pensamientos se desordenan al comprobar que, si amanece mañana, el día será como este, que se cierra a ritmo pausado, sosegado, tranquilo… Y una lágrima cayó en el gris asfalto sin querer llamar la atención.

A su izquierda, entre tanta deshumanización, un anciano con sucios harapos no esconde su falta de morada, pero tampoco su sabiduría y elocuencia. Sonríe, recuerda y recita versos de su niñez con aires de juglar. Un soneto de Quevedo, otro de Góngora. Un poema de Machado, unos versos de Poeta en Nueva York:

                    En la marchita soledad sin honda
                    el abollado mascarón danzaba.
                    Medio lado del mundo era de arena,
                    mercurio y sol dormido el otro medio.

Frente a él, un muchacho de cabello largo y barba de varios días, con tejanos viejos, camiseta manchada y zapatos desgastados del paso a paso de cada día, toca una rumba lenta con su vieja guitarra, sin quitar la vista del amable caballero sin hogar.

De pronto, aquella lágrima perdida, aquella gotita de pena que vino acompañada de un sollozo y de su lamento, fue atravesada por un tímido rayo de sol y en el cielo se dibujó un arcoíris. Joven y anciano quedaron deslumbrados al contemplar la belleza de aquella estrella de exóticos rasgos que lloraba sin consuelo.

— ¿Quién te hizo mal, niña? dijo el poeta septuagenario. ¿Quién lastima así tu corazón y te castiga con el suplicio de tan cruel amargura?
Diez años hace hoy, amable señor, que no puedo abrazar al ser que yo más quiero —respondió la muchacha.

El músico, intrigado por la historia que pudiera ocultarse detrás de aquel llanto y de aquellas palabras, invitó a la joven dama a sentarse junto a ellos. Después, pidió al sabio disfrazado de forma andrajosa que le dedicara unos versos:

— En este momento vienen a mi pensamiento unas letras que mi abuelo siempre recitaba de forma histriónica, cual personaje de comedia romántica… dijo el anciano sin dejar de sonreír. ¿Sabéis quién es Bécquer? ¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas en mi pupila tu pupila azul, ¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… Eres tú.

Después, la guitarra volvió a sonar. El joven músico cantó una canción sin dejar de mirarla y acabó diciéndole: “quiero que bailes conmigo y no quiero que nos echemos de menos el tiempo que vivamos”.


José Antonio López Arilla © 2014

domingo, 9 de marzo de 2014

UNA RAZÓN PARA SEGUIR VIVIENDO

"Una razón quiero, solo una, para llegar a ti"
Buscaba una razón para volver a escribir el guión desgastado de una vida que imaginó diferente. Pensó que era amor. Quizás lo fue. Pero los colores de aquel cuadro pintado de manera magistral se fueron difuminando y su luz se apagó por sobredosis de inesperada rutina. Solo quedaba una cruel caricatura plasmada con un lápiz negro sobre un papel beige que el paso del tiempo convirtió en ceniza.

Una razón, solo una. Y en sus pensamientos, aires de renovación. Volver a reír. Soñar. Y aquel juicio permanente sobre la razón de su existir tomaba forma y sentido cada vez que el reloj colgado en la pared marcaba las horas en punto. Quería escapar del aislamiento y de la incomunicación que golpeaban sus ganas de vivir, pero el miedo la mantenía atada a una de las patas de su cama, vacía de sentimientos y repleta de tristeza, nostalgia y soledad.

Una razón quiero, solo una, para llegar a ti. Dame el hálito de vida que me falta, si es verdad que estás ahí", gritaron al viento sus pensamientos cautivos, mientras se arrodillaba ante la imagen divina que adornaba el rincón de su habitación.

De pronto, un amanecer y un despertar. El sol. La inmensidad del mar, y la claridad y la belleza de unos ojos que brillaban y reclamaban su presencia más allá del horizonte que podía contemplar desde su ventana. Aceptó el reto. Y pensó que debía vivir este día. Y la bella flor del prado se construyó dos alas y se convirtió en mariposa. Y voló. Y cruzó montañas, valles, ríos y océanos. Y encontró su camino. Y su destino. Y los abrazó.


José Antonio López Arilla © 2014

sábado, 8 de marzo de 2014

Y UNA JOVEN MUJER GRITÓ LIBERTAD

Náyade grita libertad (Mikel Barrero)
Recuerdos de tu esclava niñez y de aquella servil sumisión que nunca aceptaste. Junto a ellas, los deseos irrefrenables de fundir el metal de los grilletes de tu cautiverio infausto, para convertirlo en el brillante oro vital que nos regala la libertad.

Vestido largo, sin forma, negro. Mazmorra de silencio. Solo tus ojos verán la luz. Lágrimas de dolor... Dolor del que duele, del que lastima, del que hiere. Solo sus crueles e imperturbables manos recorrerán tu cuerpo de niña, mientras rasga, penetra y rompe en mil pedazos tu alma de mujer, sumisa y dócil por fuera, rebelde e indómita por dentro.

Uno te dio la vida. Luego la regaló de forma despiadada, sin más, por un puñado de monedas sin valor real, pues ganó agua y tierra, pero perdió su honor y tu respeto. Después, otro te la quitó. Comprobó tu belleza y te escondió. "¡Que nadie vea la luz de tus ojos! ¡Que nadie quiera llevarte consigo! ¡Que nadie desee poseerte pues yo soy tu amo, tu señor, tu rey, tu Dios!", gritaba el hombre convertido en verdugo.

Pero el necio desconocía que la eternidad no forma parte de la esencia del ser humano.

Y así, una madrugada, siendo los astros, las estrellas y la luna sus incondicionales aliados, pues se escondieron entre espesas tinieblas, apareció el leal jinete, el amigo que años atrás había tatuado en su piel tu nombre, Hurieyya, para no olvidarte, y había prometido llevarte a tierras lejanas, donde nadie pudiera volver a encadenar tu destino a los barrotes de una prisión, donde nadie pudiera robar tu futuro, donde nadie pudiera obligarte a claudicar y hacerte esperar tediosamente, y de nuevo servil, la llegada del último día de tu existencia.

Un día te preguntaba si de tus entrañas nacerían ansias de venganza. "¡No! ¡No quiero venganza! ¡Lo que quiero es libertad!", respondiste de forma contundente sin que la semilla de la duda pudiera aparecer para borrar de tus labios la expresión de un sentimiento.


José Antonio López Arilla © 2014

sábado, 22 de febrero de 2014

EL PINTOR, EL MÚSICO Y EL ESCRITOR - 2


Castillo de Eilean Donan (Escocia)

Luz de medianoche, luna sensible, lago oscuro de clarividencia, espejo de siluetas ensombrecidas sin reflejo pertinente. Por el quicio de la puerta, a escondidas, se cuelan aquellas miradas que observan el movimiento de quebradas ramas de árboles centenarios, alteradas por aquel viento gélido que llegaba desde tierras septentrionales. Al fondo, un muro de piedras sin quebranto, jamás vencido, nunca superado, siempre dispuesto a contener el llanto y a guardar secretos. No hubo aliento hercúleo que fuese capaz de enfrentarse a un salto mortal que lo hiciera volar hacia el espacio exterior.

Tras la muralla, un escarpado acantilado. Rocas de formas caprichosas, algunas con cientos de pequeños puñales en el centro de su seno, y aguas voraces prestas a tragarse el alma del incauto ángel divino que osara romper las barreras que separaban las esclavas cadenas de sumisión del privilegio de la libertad.

Año del Señor de 1642. Anónimo heredero y futuro rey de Inglaterra cuyo nombre debe esconderse, estas paredes sabrán guardar tu identidad y te resguardarán de traiciones. No se derramará ni una gota más de sangre real en el campo de batalla. No habrá guerra que pueda destruir tu noble linaje ni desterrar tu estirpe, nacida para gobernar los designios de tu pueblo. Yo seré tu luz. Yo te abrazaré y protegeré. Yo rezaré por ti y a tu disposición pondré cuantos hombres necesites para armar el ejército que te hará regresar a las tierras que tu padre, por amor, te obligó a abandonar.


José Antonio López Arilla © 2014