martes, 26 de junio de 2012

AITOR, CUATRO AÑOS




Tío Jose, ¿me lees un cuento?”. Hace algunos días, mientras veía la calificación de la Fórmula 1, mi sobrino Aitor se acercaba a mí con un libro de dibujos en las manos y me pedía que se lo leyera. Evidentemente, con esa carita mirándome y esa sonrisa de niño travieso atravesando mi alma, no podía negarme. El cuento estaba lleno de dibujos y casi no había texto. Pero me inventé una historia de animales en la selva donde incluso había tiburones que volaban. Añadí, además, una cierta escenificación dramática, con gestos corporales y con cambios de voces, según los personajes que intervenían en la narración. Solo pretendía hacer reír a Aitor. Pero mis payasadas causaron tal efecto que a los cinco minutos estaba frito encima del sofá. Y yo pude ver tranquilamente el final de la calificación de la carrera.

Aitor es el más pequeño de mis sobrinos. Ayer cumplió cuatro años. Como Héctor y Paula, él también es una de mis debilidades. Podría contar un montón de anécdotas. El domingo pasado le regalé una especie de embarcación teledirigida para que jugara en la piscina. Resulta que el mando a distancia estaba defectuoso, por lo que tuve que cambiar el juguete. Pero él quería jugar ya, ¡aquí y ahora! Y lloraba y me decía:

- Jose, no te lo lleves, que me lo arregla el papá.
- ¿Quién es el papá? – dije yo, haciéndome el tonto, algo que se me da muy bien, sobre todo cuando estoy con Héctor, Paula y Aitor.
- ¡El papá mío! Él es fuerte y lo arregla – respondió Aitor.

Yo le dije que lo había mirado y que no había podido. Pero que pronto le llevaba el mismo yate, que se lo cambiaba en la tienda por uno nuevo que estuviera en perfecto estado. Y él insistió: “Pero que corra más, ¿vale?”.


4 comentarios:

  1. Anda ya! tanta prisa y tanto mirar y al final salio defectuoso....por lo menos pudiste cambiarlo....espero que lo disfrute al máximo Aitor...

    ResponderEliminar
  2. Cuando mi hijo el mayor rompía un juguete siempre decía: mi papa me lo arreglará y así era. Aún se acuerda. El pequeño disfrutaba cuando le leía cuentos. Por trabajo cuando llegaba a casa estaba durmiendo y lo solucioné grabándole varios cuentos a los que añadía comentarios y variaba las voces de los personajes. Aún hoy conserva las cintas de cassette. Una época fantástica.
    Domènec

    ResponderEliminar
  3. Domènec, además de ser todo un padrazo, eres un gran amigo. Me gusta saber que siempre estás ahí. Muchas gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  4. Joooo, qué grande está Aitor! Qué guapo! Me acuerdo de cuando era un baby. Y no me lo imagino hablando... jejejeje
    Es cierto, sueles comprar juguetes defectuosos a tus sobrinos... jejejeje

    ResponderEliminar