lunes, 2 de julio de 2012

ESPAÑA, OTRA VEZ CAMPEONA DE EUROPA


Pasión roja. Furia. Espectáculo increíble. Fútbol total. No quisimos “biscotto” porque queríamos comernos el mejor de los pasteles. Tiqui-taca. Pim, pam, pum. España conquista la Eurocopa, mientras el mundo admira el juego de la Roja, que asombra, deslumbra, bate récords y asusta a cuanto rival se interponga en su camino hacia la leyenda.

Pese a todo, aquel que viera el resultado sin haber visto el partido podría pensar que fue coser y cantar. Y no. España se adelantó pronto en el marcador. Minuto 13, primera parte. Cesc Fàbregas recibe un balón en profundidad, se va de su marcador y pone el balón en el lugar perfecto para que Silva remate de cabeza para colocar el balón en el fondo de la red.


El 1-0 daba tranquilidad al equipo español y obligaba a Italia a buscar el empate. Y los transalpinos tuvieron sus ocasiones. Intentaron poner cerco a la meta de Iker Casillas. Pero el mejor portero del mundo demostró una vez más su calidad y evitó el empate.

Cuando los azzurri buscaban el tanto que igualara el choque, Jordi Alba inicia una jugada espectacular, cede el balón a Xavi, corre como un gamo gritando a su nuevo compañero en el Barça, que se la devuelva. Este la pone con maestría y con precisión en el sendero iluminado que había dibujado sobre el césped el lateral izquierdo de España, que culmina la jugada batiendo a Buffon. Era el 2-0.


Ya en la segunda mitad, Prandelli, el seleccionador italiano que ha dado otro aire, otro estilo a la selección azzurra, cambia a Di Natale por Cassano. España domina. A ratos, maravilla.  En plena exhibición, la Roja busca el tercero. Pero también Italia pudo recortar distancias.

En el 10 de la segunda parte, Prandelli agota sus cambios. Thiago Motta sustituye a Montolivo. Italia lo intenta. España se gusta. Está más cerca el tercero de los españoles que el primero de los italianos. España, majestuosa, crece, se vuelve gigante, bailando a ritmo de tiqui-taca. Italia, con el agua al cuello, pone corazón, pero le falta aire para poner cabeza. Y cuando se acerca con peligro, vuelve a aparecer Iker Casillas, uno de esos pocos arqueros que dan títulos a su equipo.

En el 60 de partido, con media hora por delante, se produce otro hecho que va a resultar definitivo. Thiago Motta se lesiona nada más saltar al terreno de juego. Italia ha hecho los tres cambios. Tendrá que jugar con diez el resto de la final. 2-0 y un hombre menos. Demasiada ventaja para el mejor equipo del mundo. Una losa muy pesada para el aspirante a destronar al campeón.

De ahí al final, la escuadra española se sabía ganadora. Italia no volvió a ver el balón. España presionaba y robaba el esférico con facilidad. Tocaba y tocaba. Controlaba. Más tiqui-taca. Más ocasiones. Italia estaba entregada. La grada roja empezaba a celebrar el título. La tercera Eurocopa estaba al caer. El tercer título consecutivo, algo que nadie había logrado antes, era cuestión de minutos.

El párrafo anterior podíamos haberlo repetido cada dos minutos porque era más de lo mismo. Pero Fernando Torres entró por Cesc Fàbregas. El 9 sustituyó al mal llamado “falso 9”. El Niño tenía un cuarto de hora por delante para marcar  y convertirse así en el balón de oro de la Euro 2012.

Y como este equipo empieza a acostumbrarse a romper todos los registros, llegó el tercero. Corría el minuto 83, a seis del final. Xavi vuelve a colocar un balón perfecto para la carrera de Torres, que se planta ante Buffon, coloca el tercero en el marcador y hace callar a todos aquellos que dudaban sobre su capacidad goleadora.


Pero faltaba la guinda. El autor del gol que nos hizo campeones del mundo, “serás eterno” Iniesta, fue sustituido por Juan Mata. El jugador del Chelsea quiso participar de la fiesta. Una fiesta a la que iba a ser invitado por su amigo Torres, que le cedió un balón dentro del área para que rematara al fondo de las mallas. Era el cuarto de España. Nadie antes había encadenado Eurocopa, Mundial y Eurocopa. Nadie antes había ganado una final de la Eurocopa por 4-0. Ni en el mejor de nuestros sueños podíamos haber soñado una final así.


Y se acabó el partido. España, campeona de Europa. Tercera Eurocopa. Tercer título consecutivo. La Roja sigue reinando. Iker Casillas, oh capitán, mi capitán, volvía a levantar la copa apuntando hacia el cielo de Kiev. España sigue escribiendo auténtica poesía futbolística. ¡Que no se acabe nunca este sueño!



2 comentarios:

  1. Vaya narrador deportivo estás hecho! Genial... Yo vi el partido casi completo! Nunca mejor narrado nunca mejor comprendido! Felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Sé que eres un genio, porque hay que serlo para escribir ese texto, en las condiciones dadas. Yo sé porqué lo digo...

    ResponderEliminar